miércoles, 2 de julio de 2008

Ya casi me olvido de llenar mi cabeza con cosas de ayer

Y de repente te sientes bien. Sin ninguna sensación de culpabilidad en tu cabeza, sin ninguna carga emocional cargada a la espalda, sin pensamientos negativos nublándote la vista, básicamente sin acordarte de nada.
No reparas en que vuelves a sonreír, en que tu almohada esta seca, en que las ojeras ya no son por noches en vela llorando, sinó por otros motivos.
Ocupas tu mente en cosas que todavía están por llegar y no en cosas que deberían haber pasado. No intentas cambiar el pasado mentalmente, sino que cambias el presente a cada minuto que pasa.
Sonríes. Te volviste a equivocar. Sigues caminando. Sigues sonriendo.


El sol salió y no te diste cuenta.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

muchas gracias x ler mi blog!
soy algo novata jeje
pero hago lo que puedo
me gsuta mucho leer y tb escribir...
aunque nunka habia compartido la mayoria de textos..
me gusta tu blog tb!
tu ultimo tetxos está muy bien!
seguirem en contacto
un beso

Mónica dijo...

dice la canción... "aunque no puedas mirar hacia el sol, sabes que sigue brillando hoy..." hay que ser optimista. Y como tú dices vivir el presente. El pasado pasado está, y mejor no preocuparse mucho por el futuro.

Carpe diem!

Omega dijo...

Un texto muy bueno me ha recordado los que escribe otra amiga mía llena de optimismo.

Me alegro que veas las cosas así, me da que tienes una paz interior muy importante para estar bien.

El presente... "vive bien el presente para que en un futuro puedas tener un buen pasado".

Vagi bé!!